terapias alternativas

Terapias alternativas y complementarias

El uso de las terapias alternativas y complementarias se ha vuelto muy popular entre las afectadas por fibromialgia, para tratar de encontrar alivio a sus síntomas.

Si estás considerando empezar con alguna terapia alternativa o complementaria, pero todavía no te has decidido, en este post te explico algunas pautas para ayudarte a elegir la terapia y el terapeuta que más te convengan.

 

En que se diferencian las terapias alternativas de las complementarias

Me gustaría aclararte la diferencia entre las dos palabras.

Las terapias alternativas derivan de formas de entender la enfermedad, diferentes de la medicina oficial, como por ejemplo la acupuntura o la homeopatía.

Las terapias complementarias son tratamientos que se usan junto con la medicina convencional. Por ejemplo, la fisioterapia o la fitoterapia.

Yo creo que lo que realmente importa de una terapia es su efectividad. No si pertenece a uno u otro grupo.

Te recomiendo que busques alguna que se adapte a tu forma de ser y estilo de vida. Posiblemente consigas una mejoría importante de tus síntomas.

 

Lo que deberías buscar en un terapeuta

Y también te aconsejaría que buscaras un terapeuta que cumpla la mayoría de requisitos de la siguiente lista:

  • 1. Que esté formado y tenga experiencia en el problema que te ocupa. Y si no es así que te oriente adónde acudir.
  • 2. Que te haga sentir cómoda, escuchada y entendida en todo momento. Que sea capaz de contener tu angustia y tus preocupaciones.
  • 3. Que tenga paciencia si tardas un poco en conseguir tus objetivos. Que respete tu ritmo y te dé permiso para no intentar un tratamiento si no te encuentras aún preparada para ello.
  • 4. Que no abra ninguna herida de tu vida si después no va a poder ayudarte a cerrarla.
  • 5. Que sea sincero siempre. Que no te diga cosas que no encajan con lo que verdaderamente está pensando porque lo notaras y te sentirás mal.
  • 6. Que te tenga informada en todo momento de cuál es la ruta a seguir. Que te diga en qué punto del tratamiento estas, cuál es el siguiente paso, qué puedes esperar, y en cuanto tiempo…
  • 7. Que sea humilde y te derive a otro compañero si veis que la terapia no avanza y piensa que otro profesional te puede ayudar mejor.
  • 8. Que sea cariñoso, aunque sea serio (una cosa no quita la otra).
  • 9. Que sea comprensivo si metes la pata o tienes alguna recaída.
  • 10. Que no alargue la terapia innecesariamente y que te deje probar a caminar sola, en cuanto piense que estás lista para hacerlo.

 

Algunas terapias que podrías probar

Aquí te dejo la lista de las terapias que han sido verificadas científicamente y que han demostrado que son eficaces para reducir los síntomas de tu enfermedad.

Ten en cuenta que una terapia te va a ayudar a conseguir mejoría en ciertos aspectos de tu enfermedad, no es el “ungüento amarillo” curalotodo. También tienes que considerar que cada persona es diferente y no tendrá las mismas respuestas al mismo tratamiento.

La fibromialgia es una enfermedad que afecta a todo tu ser y su tratamiento tiene que tener un enfoque desde muchos ángulos para que sea efectivo.

acupuntura

Acupuntura

Es una parte de la medicina tradicional china que intenta restablecer la salud insertando y manipulando unas finas agujas en determinados puntos del cuerpo.

Los puntos de acupuntura están estandarizados por la OMS. Esta organización considera la acupuntura como un medio eficaz para el tratamiento de la fibromialgia.

Según la medicina oriental el ser humano es un todo y todos sus componentes están relacionados.

El cuerpo está recorrido por unos canales que llevan la energía vital (chi) a todos los órganos.

Sostiene que la enfermedad se origina cuando existe un desequilibrio de energía, pudiéndose actuar externamente sobre el balance energético y resolver la enfermedad con esta técnica.

 

Liberación miofascial

Es una técnica dirigida a estirar la fascia acortada por medio de presiones y estiramientos mantenidos.

El estiramiento del sistema fascial hace que mejore la movilidad de las articulaciones y la circulación, sobre todo la linfática con lo que mejora el drenaje de toxinas acumuladas en el cuerpo.

La fascia es una estructura tridimensional de colágeno que está debajo de la piel. También envuelve a todos los músculos y órganos del cuerpo dándoles sostén, envoltura y cohesión. Hace que el cuerpo funcione como una sola unidad, además de ser el sitio donde tienen lugar los intercambios metabólicos del cuerpo.

Representa el dieciséis por ciento del peso del cuerpo. Es un tejido rico en vasos sanguíneos, linfáticos y fibras nerviosas.

Normalmente la fascia está relajada y flexible. En condiciones de estrés o ansiedad se acorta provocando dolores y falta de movilidad.

La investigación de la fascia comenzó en la primera mitad del siglo pasado, en la década de los años 80 se empezó a aplicar en el mundo de la fisioterapia.

Se desarrollaron muchas técnicas para su tratamiento: Reeducación postural global, Rolfing, técnica Alexander, terapia neuromuscular, movilización neuromeníngea…

 

Drenaje linfático manual

El drenaje linfático manual es un masaje muy suave que activa el sistema linfático para eliminar toxinas.

Su objetivo es movilizar la linfa para que no se estanque y ayudar al sistema de limpieza del cuerpo.

Se ha validado el uso de drenaje linfático en fibromialgia por sus efectos de detoxificación, relajante y mejora del sistema inmunitario.

osteopatia

Foto por Nick Webb / CC BY 2.0

Osteopatía

Es una terapia manual que utiliza maniobras suaves y rápidas para desbloquear las articulaciones.

También actúa disminuyendo el dolor en los puntos localizados, por medio de presiones graduadas y estiramientos.

Utiliza diferentes formas de masajes adaptadas a la idiosincrasia, estado e intensidad de los síntomas de cada paciente.

La osteopatía es otra técnica muy utilizada en fisioterapia que mejora la alineación del cuerpo, regulando el tono muscular para disminuir los dolores.

Tiene en cuenta los conceptos de globalidad e individualidad, enfocando el organismo como un todo interrelacionado.

Está comprobado científicamente que el tratamiento de la fibromialgia por medio de terapia manual alivia de forma muy efectiva los dolores y otros síntomas.

 

Reflexoterapia

Aunque la reflexoterapia ha recibido mucha crítica por parte de la medicina oficial lo cierto es que funciona muy bien para mejorar los síntomas de la fibromialgia.

Creo que podrías probar alguna sesión y evaluarlo por ti misma.

Hay diferentes terapias reflejas dependiendo de sobre que parte del cuerpo se actúe:

En la reflexoterapia podal se presionan unos puntos en la planta y el dorso de los pies buscando mejorar los síntomas relacionados con esa zona en concreto.

La auriculoterapia fue estudiada desde los años cincuenta por el Doctor Paul Nogier. Consiste en estimular unos puntos concretos en la oreja por medio de presiones, agujas de acupuntura o aplicación de láser.

También está el masaje reflejo de tejido conjuntivo, desarrollado por la fisioterapeuta alemana Dicke en los años treinta del siglo pasado. El tratamiento consiste en aplicar toques suaves en ciertas zonas de la columna.

 

Tai-Chi

El Tai Chi es una antigua forma de ejercicio que nos llegó de la lejana China. La describen como una meditación en movimiento parecida al baile.

Es una actividad de bajo impacto que se practica de forma lenta con movimientos suaves. Aunque no se considera un ejercicio aeróbico como correr o nadar es de mucha ayuda para mejorar la aptitud física.

Se ha comprobado que alivia el estrés al mismo tiempo que mejora el bienestar físico y mental.

Actualmente hay una investigación en marcha para comparar los efectos que tiene el Tai Chi en la fibromialgia frente a los ejercicios aeróbicos.

balneario

Foto por Everjean / CC BY 2.0

Hidroterapia o balneoterapia

La balneoterapia es un método curativo indicado para el tratamiento de enfermedades basado en la aplicación de aguas medicinales.

Hay muchos balnearios en España, puedes pedir a tu médico que te de un informe  y aportarlo al médico del balneario.

Seguro que te diseña un buen tratamiento.

Se ha visto desde hace mucho que los tratamientos de balneoterapia en pacientes con fibromialgia son muy efectivos.

Consiguen aumentar la movilidad y disminuir los dolores ya que el efecto del agua caliente y la presión hidrostática hacen que se favorezca el ejercicio.

 

Chi-Kung

El Chi Kung es otro sistema chino, parecido al Tai Chi, que estimula la energía curativa del cuerpo por medio de ejercicios con movimientos lentos, respiración rítmica y visualización de la circulación de la energía.

Aumenta la energía, haciéndola circular por los meridianos y desbloqueándolos, para conseguir el equilibrio de la salud.

Los estudios han encontrado que el Chi Kung en fibromialgia es eficaz para mejorar el dolor, la funcionalidad, la calidad del sueño y la calidad de vida.

 

Yoga

El yoga es una disciplina espiritual de la antigua India dirigida a transformar el cuerpo, mente y espíritu.

Consiste en controlar la respiración mientras que se adoptan posturas específicas y se medita al mismo tiempo.

En la práctica contemporánea el yoga se centra más en los aspectos físicos y es ampliamente utilizado para mejorar la salud.

Los estudios han demostrado que el yoga para los pacientes de fibromialgia es eficaz reduciendo el dolor y la fatiga, mejora el estado de ánimo, la capacidad de relajación y el desarrollo de habilidades emocionales.

Start typing and press Enter to search