LOS LADRONES DE TU SALUD

¿Sabías que con cada medicamento que tomas tu cuerpo se vacía de nutrientes esenciales?.

Hablo de vitaminas, enzimas y minerales. Micronutrientes necesarios para mantener la buena salud.

Los medicamentos te los recetan para arreglar un problema concreto.

Pero simultáneamente alteran los procesos metabólicos normales.

Como decía mi abuela “Lo que es bueno para el bazo es malo para el espinazo”

Te aconsejo que seas muy consciente del poder de los medicamentos. Tanto para curarte como para hacerte daño.

Si lees los prospectos de los medicamentos verás que suelen tener una larga lista de efectos secundarios descritos hacia el final.

Los médicos generalmente los ignoran.

 

Te recomiendo leer atentamente los prospectos de los medicamentos

No deberías olvidarte de leer la letra pequeña en los prospectos de lo que te tragas. No los ignores tú también. Al fin y al cabo eres la que está más interesada en recuperar la salud.

Y estarás en una mejor posición para aprovechar los efectos positivos que los medicamentos te proporcionan.

Hay alrededor de 800 fármacos y combinaciones de fármacos utilizados en España hoy en día.

Casi 400 medicamentos de venta con receta pueden agotar nutrientes específicos.

¿Qué puedes hacer para minimizar los efectos secundarios perjudiciales de estos medicamentos?

La buena noticia es que está en tu mano solucionar la falta de los micronutrientes de tu cuerpo.

Te lo cuento más abajo.

De momento te dejo ahora la lista de medicamentos que normalmente se utilizan para tratar la fibromialgia y te roban tus nutrientes.

 

Antiinflamatorios y salicilatos

(Ibuprofeno, naproxeno, ketoprofeno, aspirina, fiorinal)

Son medicamentos recetados para controlar el dolor.

Nutrientes que agotan: Vitamina C, ácido fólico (Vitamina B-9), pantetina, hierro.

Efectos secundarios: Problemas cardiacos, niveles altos de homocisteina, fatiga, depresión, anemia, infecciones frecuentes, hipotiroidismo, aumento de colesterol, aumento de tensión arterial.

El paracetamol es un medicamento que también reduce el dolor. Está implicado en decenas de miles de casos de daño hepático letal.

Porque el máximo de la dosis diaria para adultos, cuatro gramos, está muy cerca de la dosis tóxica.

Disminuye el glutatión. Si se toma a dosis altas o de forma prolongada disminuye la capacidad global antioxidante del organismo.

 

Antidepresivos

(Amitriptilina, anafranil, prozac)

Medicamentos para tratar la depresión.

Nutrientes que agotan: Vitamina B-6, riboflavina, iodo, coenzima Q-10.

Efectos secundarios: Problemas cardiacos, neuralgias, fatiga, insomnio, dermatitis, dolor de cabeza, palpitaciones, calambres, aumento de peso, hipotiroidismo, disminución de las defensas.

 

Ansiolíticos

(Alprazolam, Valium, loracepam, lyrica)

Son medicamentos para disminuir la ansiedad.

Nutrientes que agotan: Melatonina.

Efectos secundarios: Aumento de peso, insomnio, palpitaciones, aumento de riesgo de enfermedades autoinmunes.

 

Antiácidos

(Omeprazol, pepcid, ranitidina)

Se llaman protectores del estómago. Te los recetan cuando estás tomando otros medicamentos, como los antiinflamatorios, para evitar que se irrite la mucosa del estómago.

Nutrientes que agotan: Todos, porque los antiácidos disminuyen la acidez normal que tiene que tener el estómago. El contenido del estómago pasa al intestino con la acidez alterada y la digestión se queda “patas arriba”. Los antiácidos te secuestran sobre todo vitamina B-12, vitamina D y calcio.

Efectos secundarios: Alto riesgo de desarrollar sensibilidad al gluten, infección por cándida, síndrome de intestino irritable, problemas cardíacos, fatiga, anemia, alteraciones en la visión, hipertensión arterial, cansancio.

 

Es posible que tengas estreñimiento por tomar continuadamente medicamentos para los dolores y ansiolíticos. En este caso te habrán recetado:

Laxantes

(Plantaben, agiolax, dulcolaxo, evacuol)

Sabes que el uso de laxantes debe ser puntual, hasta que se resuelva el problema.

Si los utilizas durante mucho tiempo seguido debes saber que te agotan los siguientes nutrientes: Vitaminas A, D, K y E, potasio, calcio, hierro y zinc.

Efectos secundarios: Problemas de visión, hipertensión arterial, retención de líquidos, debilidad muscular, calambres, palpitaciones, aumento de peso, osteoporosis.

 

Si estás tomando la “píldora” para evitar quedarte embarazada te habrán recetado:

Anticonceptivos

Son hormonas sintéticas muy eficaces.

Nutrientes que agotan: calcio, ácido fólico, magnesio, vitaminas B2, B6, B12, vitamina C y zinc.

Efectos secundarios: Tienen el inconveniente de favorecer el cáncer de mama y cuello uterino. También aumentan el riesgo de sufrir ataques cardíacos y alteran la coagulación de la sangre. Depresión, disminución del deseo sexual, insomnio, neuralgias, irritabilidad, pérdida de memoria.

 

Si sufres alguna infección estarás tomando:

Antibióticos

Los antibióticos se siguen prescribiendo y consumiendo muy alegremente hoy en día. Es cierto que son muy eficaces para el tratamiento de infecciones, pero también lo es que muchas veces se recetan para evitar infecciones secundarias.

Es decir, para prevenir la enfermedad. Personalmente creo que la prevención no se debe hacer con antibióticos, hay otras maneras mucho mejores y además preservan la ecología del cuerpo.

Deberías saber que en tu cuerpo tienes más bacterias que células.

Todas esas bacterias sirven para algo y tomar antibióticos sin ton ni son les hace daño y también a ti.

Nutrientes que agotan: Biotina, inositol, todas las principales vitaminas, calcio, magnesio, ácido fólico y potasio, bacterias beneficiosas intestinales.

 

Si tienes el colesterol alto te habrán recetado:

Estatinas

(Atorvastatina, lopid, tricor, rosuvastatina,)

Nutrientes que agotan: Coenzima Q-10, muchos minerales y vitaminas del grupo B.

Efectos secundarios: Insuficiencia cardíaca, dolor muscular, fatiga, elevación de niveles de azúcar en sangre, cándida, infecciones frecuentes, calambres, insomnio, daño hepático.

 

¿Te ha parecido muy abrumadora esta información? Espero que no te hayas asustado mucho.

Estos datos son reales y como consumidora obligada de estos medicamentos, debido a la fibromialgia que sufres, creo que tienes derecho a saberlo.

Ahora vienen las buenas noticias, que son dos.

 

Toma el control

La primera noticia es que da lo mismo la fase de la fibromialgia que estés superando ahora mismo.

Una táctica comprobada que te ayuda a mejorar es utilizar la proactividad: Toma el control de tu salud.

Para ello te propongo que uses la menor cantidad de medicamentos que necesites para amortiguar los síntomas y neutraliza sus efectos secundarios con suplementos de nutrientes de alta calidad.

Verás cómo mejora tu salud y la de tu bolsillo.

Una advertencia: Cuando vayas a elegir la mejor suplementación para ti procura que no te líen.

Te puedes quedar atrapada por los precios bajos y las promesas de marketing de los vendedores de complementos alimenticios.

Intentaré ayudarte.

Composición:

Lee las etiquetas cuidadosamente para ver que se incluye en el frasco. La formulación del suplemento se enumera entre paréntesis después del nombre del nutriente.

Por ejemplo: Vitamina E (succinato acido de D-alfa tocoferilo)

No te digo que tengas que estudiar farmacia para entender estas fórmulas. Solo que desconfíes si no ves la forma farmacéutica detrás del nombre de la vitamina.

Dosis:

Algunos productos cuentan con una amplia gama de ingredientes buenos. Sin embargo, cuando te fijas en sus etiquetas, la cantidad es tan pequeña que no llega a tener un efecto terapéutico.

Por ejemplo, un suplemento para las articulaciones rígidas puede promocionarse diciendo que contiene gran cantidad de buenos ingredientes, entre ellos 500 mg de sulfato de glucosamina.

Puede sonar muy bien.

Sin embargo, los ensayos clínicos han demostrado que la cantidad de sulfato de glucosamina necesaria para producir un efecto beneficioso es en realidad tres veces esa cantidad: 1500 mg.

Precio:

Siempre has oído que la calidad se paga ¿No? Pues lo malo es que es verdad.

Desconfía de las marcas baratas o de venta por correo. Procura leer la etiqueta del producto e investiga lo que más puedas de la empresa que los vende.

¡Para eso está internet!

Marcas:

Todas las compañías que fabrican suplementos y son fiables tienen especificaciones del producto, investigación que apoya sus fórmulas y disponen de análisis de laboratorios independientes que confirman la pureza y dosificación exacta de lo que venden.

No dudes en ponerte en contacto con ellos. Te facilitarán la información que les pidas sin problema.

Fechas de caducidad:

Las empresas de suplementos no están obligadas a poner fecha de caducidad en sus productos.

Te aconsejo que compres marcas que lleven impresa la fecha de caducidad; las vitaminas B y C tienen una vida útil bastante corta.

 

Suplementación diaria que te aconsejo

Enhorabuena por haber tenido la paciencia de llegar hasta aquí.

La segunda buena noticia que tengo para darte en este post es la composición y dosis ideal de los suplementos que deberías tomar para manejar tu fibromialgia.

Sería bueno que buscaras un multivitamínico que contenga al menos:

  • Vitamina A, 5000 U.I.
  • Vitamina C, 1000 mg
  • Vitamina D, 400 U.I.
  • Vitamina E, 20 mg
  • Riboflavina (Vitamina B-2) 1.7 mg
  • Acido Pantoténico (Vitamina B-5), 10 mg
  • Vitamina B-6, 2 mg
  • Acido fólico (Vitamina B-9), 400 mcg
  • vitamina B-12, 6 mcg
  • Calcio, 1000 mg
  • Hierro, 18 mg
  • Magnesio 500 mg
  • Yodo, 150 mcg
  • Zinc, 30 mg
  • Coenzima Q-10, 200mg, debes asegurarte de comprar la forma trans (fuente natural) microencapsulada o disuelta en una base de aceite. Hay muy pocos multivitamínicos que la contengan y aun así es en cantidad nada efectiva, menos de 20 mg.
  • Melatonina, 3 mg. Tómala 15 minutos antes de acostarte y a continuación apaga todas las luces.

 

Espero que este post te haya sido de utilidad si no sabías algo de lo que te he expuesto aquí.

Envíame tus comentarios y comparte el artículo si te ha gustado. Gracias.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

coherencia cardiacacontaminacion,vitaminas